Responsabilidad corporativa

Medio ambiente

Nuestro objetivo es reducir nuestro impacto ambiental de manera constante y conservar los recursos naturales. Dado que nuestro negocio principal está vinculado con el comercio y la elaboración de productos básicos, la forma en que tratamos al mundo afecta inevitablemente nuestro futuro. Seguimos los mejores procesos para monitorear y minimizar nuestro impacto en el planeta, particularmente con respecto a nuestros activos en Rusia y a nuestras embarcaciones en el mar. También creamos una mayor conciencia entre nuestros empleados, en especial cuando se incorporan nuevos proveedores o incluso cuando se deciden viajes de negocios.

Análisis de nuestro impacto

Nuestras actividades comerciales, industriales y agrícolas en Rusia, junto con nuestras actividades relativas al transporte marítimo, tienen el impacto ambiental más significativo al evaluar nuestras emisiones de alcance 1 (emisiones directas de recursos controlados y de propiedad de la empresa) y emisiones de alcance 2 (emisiones indirectas de la generación de energía comprada a un proveedor de servicios públicos). Otras actividades, como las operaciones industriales y de almacenamiento en Asia, África y Brasil, tienen un impacto ambiental mucho menor. Otro factor que contribuye son los viajes de nuestros empleados para visitar clientes, proveedores, nuestras oficinas globales y por otros motivos comerciales, aunque esto disminuyó significativamente durante la pandemia y ofreció oportunidades para pensar y utilizar alternativas a los viajes. El impacto ambiental de nuestras actividades administrativas no es significativo en comparación con lo anterior.

Además del control estricto de nuestras emisiones de alcance 1 y de alcance 2 que hemos implementado hace años, el monitoreo de emisiones de alcance 3 (todas las emisiones indirectas, no incluidas en el alcance 2, que ocurren en la cadena de valor, incluso las emisiones previas y las posteriores) se ha convertido en un área de trabajo clave dentro de nuestra trayectoria hacia la sostenibilidad.

Gestión de riesgos medioambientales y climáticos

Para limitar el impacto medioambiental de la producción, gestionamos nuestras cuatro fábricas de remolacha azucarera en Rusia mediante el uso de técnicas compartidas en todo el sector. Nuestros equipos en Rusia implementan un sistema de gestión ambiental certificado (certificación ISO 14001), así como certificaciones de calidad similares para procesos industriales y cuestiones de seguridad ocupacional.

Trabajamos para mitigar el riesgo del cambio climático verificando de manera constante que las semillas que utilizamos en los cultivos, la remolacha azucarera o los cereales sean los más adecuados para las condiciones locales. También apoyamos a los agricultores para que adapten su producción a los riesgos a largo plazo relacionados con el cambio climático; esto incluye ideas para la diversificación de ingresos y mejores prácticas agrícolas, así como la reforestación, que se relaciona principalmente con nuestro trabajo en lo referente al café y al cacao. Reconocemos el impacto que tiene nuestra cadena de suministro en nuestra huella de carbono de alcance 3 y nuestro objetivo es ahondar en esta cuestión y compartirlo con nuestros socios comerciales.

Mejora de la gestión medioambiental y la seguridad de las plantas

En Rusia, hemos adoptado una política para gestionar la empresa de forma ética y responsable. Esto incluye certificar nuestros sistemas de gestión ambiental, además de monitorear y optimizar la agricultura sostenible, la eficiencia energética, el uso de energía renovable, la norma ISO 26000 o pautas estándar de la Corporación Financiera Internacional (CFI), la eficiencia del consumo de agua, la optimización de desechos y la seguridad alimentaria. En cada entidad rusa, los oficiales de medio ambiente apoyan a los directivos en el tratamiento de los problemas medioambientales y en el cumplimiento de las normas.

En el mar, de conformidad con las regulaciones de la Organización Marítima Internacional (OMI) de 2020, todas nuestras embarcaciones ahora funcionan con combustible con un menor contenido de azufre. También hemos equipado cada embarcación con un nuevo sistema de purificación de combustible, capaz de filtrar hasta un 80 % más de partículas finas residuales, lo que mejora aún más la calidad del combustible y reduce las emisiones de carbono.

Al instalar plantas de agua mineral a bordo de toda la flota, gracias a las cuales se genera agua potable a partir del agua de mar, hemos reducido los desechos plásticos de nuestra flota; por lo que nuestra huella de carbono disminuyó cada año en más de cinco toneladas de CO2.

Limitación de nuestra huella de carbono de alcance 1 y alcance 2

Reducir nuestro consumo de energía ayuda a reducir nuestros costos, así como nuestra huella de carbono; por este motivo, lo monitoreamos constantemente en Rusia y consideramos las inversiones que nos ayuden a reducirlo en nuestras unidades industriales y agrícolas. Aplicamos las mejores prácticas y tecnologías de la industria al modernizar o aumentar la capacidad de nuestras fábricas, como en la fábrica de Eletski, que ha sido diseñada para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 35 %. Usamos software especializado para optimizar y modelar continuamente el balance energético de nuestras fábricas y hemos establecido objetivos ambiciosos para reducir en un 20 % las emisiones de alcance 1 y alcance 2 por tonelada de azúcar producida en 2025 en comparación con 2015. Los modernos tractores y cosechadoras de alto rendimiento nos permiten optimizar la forma en que gestionamos el consumo de energía en las tierras cultivadas.
 
Nuestras operaciones marítimas han invertido en embarcaciones modernas que optimizan el consumo energético y en mantenerlas en óptimas condiciones. Nuestras embarcaciones están diseñadas específicamente para reducir el consumo de combustible. Tienen motores modernos y eficaces, así como la forma de casco más moderna, que está recubierta específicamente para reducir la resistencia al agua.

Gestión de nuestros residuos

En Rusia, nuestra producción de azúcar genera o sustenta valiosos subproductos, como la melaza y los fertilizantes. Aunque producimos volúmenes limitados de residuos, buscamos constantemente oportunidades para reciclar y maximizar los índices de recuperación. Además de los residuos orgánicos totalmente biodegradables que se liberan en el mar, nuestros residuos marítimos son gestionados por empresas especializadas en la eliminación de residuos en tierra.

Optimización del consumo de agua

En general, controlamos nuestro consumo de agua en Rusia y los gerentes se enfocan particularmente en reducir el volumen de agua vertida. Actualmente, implementamos sistemas de circuito cerrado en cuatro de nuestras plantas para reutilizar el agua del lavado de la remolacha y hemos establecido un objetivo claro para 2030 con el fin de reducir las extracciones de agua en un 50 % con respecto a los parámetros de referencia de 2018.

Protección de la biodiversidad

Nos esforzamos por proteger la biodiversidad donde podemos tener un impacto directo y por proteger el suelo a través de la rotación de cultivos, así como del manejo de fertilizantes y pesticidas, supervisando de cerca las aplicaciones de fertilizantes minerales y orgánicos. En Rusia, analizamos todos los campos cada cinco años para detectar las tendencias a largo plazo en la composición del suelo y evaluar el impacto de la rotación de cultivos.

Nuestras embarcaciones están equipadas con sistemas avanzados de tratamiento del agua de lastre, lo que evita que organismos extraños contaminen los ecosistemas locales; además cumplimos con las buenas prácticas de gestión de cualquier producto químico utilizado a bordo.

Bienestar animal

En nuestras granjas lecheras en Rusia, supervisamos el bienestar animal en la gestión de nuestro rebaño lechero, basando nuestro análisis en las cinco libertades fundamentales declaradas por la organización benéfica Compassion in World Farming.